Muchas Letras

19 julio 2005

"Criticar la labor del gobierno cuando se habla de una catástrofe como este incendio [de Guadalajara] es, como mínimo, deleznable". Así se expresaba Trinidad Jiménez esta mañana. La verdad es que discrepo. Podría estar de acuerdo en que es mejor dejarlo para cuando las cosas no estén tan calientes (nunca mejor dicho), pero la gravedad del suceso no puede servir de escudo para nadie.


Pero no era esto lo que me llamó la atención. Lo que me hizo dar un brinco (dentro de las posibilidades espaciales de mi bienamado utilitario) fue la sensación de doblepensamiento (1.984, de Orwell) que me produjo el oir esas palabras de una representante del PSOE. Bien sabeis que no soy lo que se dice un simpatizante del PP, y no quiero defenderlos (no lo merecen), pero no hace mucho que se les hizo una acusación mucho más grave y, desde mi punto de vista, temeraria. Hablo, como alguno habrá adivinado, de lo que se ha dado en llamar 11-M. No de la manipulación (evidente) si no de la acusación de "falta de previsión" que se hizo al entonces gobierno popular. Y es que es imposible garantizar que un atentado como aquel no vuelva a pasar en España, ni en ningún otro país del mundo. Y hay pruebas recientes...

El caso es que los que entonces apuntaban con el dedo hoy son señalados, y se quejan por ello. Como diría Mark Knopfler, "when you point your finger cos your plan fell through, you got three more fingers pointing back at you" (Solid Rock).

Un poco de coherencia, por favor.

1 Comentarios:

  • Yo creo que esto es inaguantable.

    Nuestro sistema no pasa la prueba.

    Si el gobierno es transparente, la prensa sensacionalista y la oposición rastrera la política se convierte en una montaña rusa invivible.

    Alguien tiene que levantar el pie.

    Pero la veda ya está abierta. A ver quien es el listo que sabe como parar esto.

    Por Anonymous Diego, a las 20/7/05 10:50  

Publicar un comentario

<< Portada